Autorretratos

Esta es mi manera silenciosa de hacer huelga contra las injusticias y lo más real que puedo entregar.

 

            Me expongo voluntariamente pensando en la cantidad de mujeres que día a día son forzadas a hacer lo mismo. Me desnudo voluntariamente como reacción a las veces que lo hice en mi contra. Por elección, me escudo detrás de un guiño irreverente a todas las convenciones establecidas.

 

            En el mundo contemporáneo el constante querer demostrar está muy instaurado a través de la exageración de la belleza, la felicidad, la búsqueda de aprobación y de perfiles ideales. 

 

            Utilizo el autorretrato, un género siempre presente en la historia del arte, para reflejar la manera en que vivimos aislados, olvidando el espacio, el tiempo y los lazos reales. Por lo cual en ningún cuadro se llega a percibir un fondo concreto. Por otro lado, el formato vertical refleja la humanidad. 

           En el momento en que comencé esta serie en Florencia no me sentía cómoda conmigo misma y todo empezó como un juego o experimento. Observándome desde la superficie inicié un recorrido en el cual aprendí que el primer paso para aceptarse es conocerse y a través del arte fui avanzando en el autoconocimiento. 

 

            Ahora, abriéndote las puertas para entrar en mi mundo, busco generar las mismas ganas de que descubras el tuyo.

1/10

Proceso 

Florencia, 2017